Blogia
jcuartero no está disponible

ACTORES EN AUTOBUS

ACTORES EN AUTOBUS

No suelo coger autobuses, de hecho me declaro como enemigo de los medios de transporte públicos y privados para desplazarse por el centro de Zaragoza. Sin embargo, el otro día después de ir a comer a casa de mi madre (la mañana siguiente de los Who) el estado físico deplorable en el que me encontraba aconsejaba que cogiese el 40. En la parada del Paseo Independencia se subieron unos veinteañeros con pintas de estudiantes Erasmus que habían prolongado su curso hasta Agosto. Las ojeras se les marcaban y los chicos llevaban la barba de los que nos levantamos con resaca los domingos. Eran seis o siete, llamaba la atención que subiesen leyendo. La mayoría se afanaban en unas fotocopias subrayadas con rotuladores de colores y un par de ellos estaban absortos leyendo un libro de tapa clara. No se hablaban entre ellos, a excepción de un italiano que intentaba ligar con una francesa de camiseta de tirantes. En frente de mí se sentó una chica morena con los ojos tristes que intentaba memorizar el texto que tenía entre las manos, se trataban de unas páginas con las puntas dobladas con el uso. La observaba con disimulo. Me intrigaba  qué estaban leyendo esos tipos. La letra del texto era pequeña y mis dioptrías veraniegas demasiadas, sólo acertaba a ver el nombre de Shakespeare en el encabezamiento de las hojas. Lo que me quedaba de trayecto intenté forzar el poder limitado de mis ojos, pero no fue posible sacar más información. Cuando ya había bajado en una de las paradas de Fernando el Católico miré al autobús y la chica de ojos tristes puso una mueca de difícil interpretación y  pegó la portada fotocopiada del libro a propósito para que pudiese ver que se trataba del Pericles de Shakespeare. Luego me tomé un café con  varios amigos en el Kabul y olvidé el episodio. Hoy, otro domingo, mirando el mapa del Líbano he visto la ciudad de Tiro donde transcurre el Pericles, me he acordado de los ojos tristes y he pensado que ya no quedará ningún teatro en la costa fenicia y si queda alguno estará como el Fleta

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

tausiet -

Al final de la obra, el Coro cuenta cómo Cleón y Dionyza son quemados por los ciudadanos de Tarso, como castigo por su maldad. No creo que eso suceda con Miliki...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres